Foto Kia Sportage 2014

Kia Sportage, un SUV europeo

El Kia Sportage, es uno de los modelos más vendidos por la marca coreana KIA. A su atractivo diseño, modernizado recientemente, añade una mecánica como la del modelo que hemos probado esta semana, un nuevo 2.0 CRDi de 4 cilindros y alimentación directa «common rail» que nos ofrece 184 CV de potencia.

Este propulsor sólo está disponible con tracción integral y permanente 4×4, ligado a una transmisión automática tipo secuencial o manual de seis velocidades, y con el acabado «Emotion», el más completo de todos.

El coche incluye tapizado de cuero, luces LED diurnas y bixenón,llantas de 18 pulgadas, sensor de lluvia y climatizador automático. El interior es muy agradable, aunque algunos de los plásticos son duros, pero bien ajustados.

El cuadro de instrumentos incluye una amplia pantalla TFT LCD de 4,2”. Además del sistema de audio de serie, el nuevo Kia Sportage puede incorporar una pantalla táctil de 7” con sistema de audioque se completa con una antena de techo en forma de aleta de tiburón. El sistema de navegación de pantalla táctil de 7” incluye reconocimiento de voz y seis actualizaciones de mapas gratuitas al año.

En habitabilidad tampoco defrauda, y en las plazas traseras pueden viajar tres personas con comodidad y suficiente espacio para las piernas. El maletero también es correcto. Ofrece 564 litros de capacidad con unos asientos traseros se pliegan 60:40 para proporcionar 1.353 litros de capacidad de carga.

Al volante todo son buenas sensaciones. Es muy silencioso, y responde con rapidez a la hora de pisar el acelerador. Pese a la elevada distancia al suelo, en carretera no se notan las clásicas inercias de otros vehículos tipo SUV. Ojo, eso sí, a nuestra forma de conducir, porque con los 184 caballos podemos correr el riesgo de ser «generosos» a la hora de pisar el pedal, y eso se notará en el consumo.

Nosotros hemos conseguido una media de 7,5 litros a los cien en conducción por autopista, carretera, ciudad y campo. Este último terreno ha sido el que más ha elevado nuestra media, aunque oficialmente la marca anuncia 6,1 litros a los cien en conducción mixta.

El sistema de tracción total conectable de forma automática envía la tracción a las ruedas traseras cuando detecta falta de adherencia en las delanteras. Pero también disponemos de un interruptor parabloquear la tracción al 50% siempre que circulemos a menos de 40 km/h.

En cuanto al precio, esta versión diésel de 184 cv nos puede salir por unos 31.500 euros, aunque podemos tener un Kia Sportage desde poco más de 15.000. Todo un coreano al estilo europeo, y con siete años de garantía.