camioneta en verano

Consejos Cabriolet: Cuidado de tu Vehículo en verano

Publicado en Grupo Concesur

Nos encontramos a las puertas del verano, y con ello ante el inicio de la época de más uso del coche: vacaciones, escapadas al campo o a la playa, visitas a los pueblos, etc. Estos viajes, junto al tiempo caluroso, hacen que sea una de las estaciones en las que por naturaleza más sufre nuestro vehículo.

Por ello, para intentar evitar ese sufrimiento, mejorar la seguridad vial y prevenir en la medida de lo posible algún inconveniente en forma de avería o accidente, desde Cabriolet te proponemos 10 útiles consejos para cuidar tu coche en verano. Tanto desde el punto de vista estético, como del funcionamiento del mismo, y del confort y tranquilidad de conductor y pasajeros.

  1. Antes de realizar un desplazamiento de importancia, realizá una pequeña revisión a tu vehículo. Sí seguiste convenientemente el mantenimiento marcado por la marca, será suficiente con hacer una comprobación de niveles (aceite, refrigerante, líquido limpiaparabrisas, carga de la batería…), comprobar la presión de neumáticos y ajustarla al nivel de carga que vaya a tener nuestro vehículo, y asegurarnos del buen funcionamiento de luces, indicadores, dirección y sistema de frenos.
  2. Si por el contrario hace mucho que tu vehículo no pasa por el taller, te recomendamos que vayas al taller antes de salir de viaje, para poner el mantenimiento de tu coche al día.
  3. En caso de viajar en el momento de la salida o puesta de sol, o simplemente te encontrás en viaje en esos momentos, la luneta delantera debe estar lo más limpia posible. Una óptima visibilidad es esencial para conducir con seguridad.
  4. Intenta usar el freno motor en vez del freno convencional. Un exceso del uso del freno, en combinación con una temperatura exterior demasiado alta, pueden llegar a reducir la eficacia de los mismos e incluso a provocar fallos en su funcionamiento.
  5. Presta atención a la temperatura del motor. Si el indicador sobrepasa la zona roja, más vale hacer una parada en el camino, esperar a que baje y reanudar la marcha, que seguir circulando y provocar una avería mayor.
  6. Intenta estacionar el coche en lugares sombríos. Aunque este consejo parece obvio, tiene un trasfondo bastante importante. Una alta exposición del coche a un calor extremo, puede hacer que al volver a usar el coche nos avise de algún fallo eléctrico o electrónico.
  7. En caso de no poder estacionar a la sombra, usa parasoles. Intenta proteger el interior de ese calor excesivo del que hablamos, ya que puede llegar a provocar desajustes en el tapizado y paneles de la puerta, cosa que se suele traducir en la aparición de los famosos y molestos ruidos o crujidos.
  8. Protege el volante, y también los asientos, en caso de tener tapicería de cuero, para así evitar quemarse al volver a usar el coche.
  9. Para proteger la pintura y su acabado, preste atención y lave el coche con cierta frecuencia. Y si sos un detallista, o queres conservar tu coche impoluto, aplica cera con absorbente de rayos ultravioleta.
  10. Por último, tras abandonar la costa conviene realizar un lavado completo, prestando especial atención en la limpieza de bajos, que es dónde mayor cantidad de “salitre” nos podemos encontrar. Previniendo así una remota pero posible corrosión.